Esta salsa es una clásica de la cocina italiana y como buen mexicano me tiene que gustar algo picosa. Donde yo trabajé hace tiempo servían la pasta con salsa arrabiata pero también le incluían pimientos rojos dulces. Usualmente la sirven encima de pasta rigatoni o alguna otra, también hay gente que le gusta que encima del bowl de pasta con salsa le incluyan unas rebanadas de pechugas de pollo a la parrilla para incluirle mas proteína al platillo.

Lo bueno de esta salsa es que la puedes guardar en el refrigerador hasta por 4 días y si la congelas te puede durar hasta un mes. Yo me he dado a la tarea de preparla para meterla al congelador e irla comiendo pausadamente durante el próximo mes para que no ande a las prisas a la hora de cocinar.

  • una lata de 910 gramos de tomates rojos picados con todo y su jugo
  • una cucharada de aceite de olivo
  • 120 gramas de pancetta italiana finamente cortada en cuadritos
  • media cebolla blanca u amarilla picada en cuadritos
  • un diente de ajo picado
  • un cuarto a media cucharadita de chile rojo seco, si lo quieres mas o menos picante le agregas a tu gusto
  • una pizca de azúcar
  • sal y pimienta molida al gusto

NOTA. Puedes substituir la lata de 910 gramos de tomates rojos por 910 gramos de tomates frescos. Solo que para eso primero debes poner una cazuela de agua hirviendo y ya que este hirviendo a los tomates les haces una forma de cruz profunda con un cuchillo en la parte baja de ellos y los metes por 20 a 25 segundos al agua hirviendo, inmediatamente que los sacas los metes en un bowl de agua helada y les quitas la piel que sera muy fácil hacerlo después de haberlo hervido. Después los cortas en cuadritos.

En una cazuela a fuego medio alto pones el aceite a calentar, luego agregas la cebolla, ajo y pancetta, menealo con la cuchara esporádicamente hasta que la pancetta se comienza a poner color rosada(5 minutos aproximadamente). Agrega el chile rojo y menealo hasta que la pancetta se comienza a poner color café claro. Agrega los tomates de lata en su jugo y el azúcar, agrega sal y pimienta. Reduce el fuego a media temperatura y deja la cazuela semi cubierta, dejar que herva por 30 a 40 minutos. Luego rectificar que este bien sazonada la salsa y dejar enfriar. Luego la metes al refrigerador o congelador en raciones de tu elección.