Salsa marinara es tan clásica como la pomodoro. Estas son las salsas mas básicas de tomate que no pueden faltar en ninguna cocina italiana. Se usan para servir en pasta, la marinara incluso se llega a usar para acompañar con calamares fritos empanizados. Una vez hecha la salsa la puedes refrigerar por 4 días o meterla al congelador por un mes.

  • 910 gramos de tomates rojos maduros de lata con todo y jugo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • un diente de ajo grande y machacado
  • una pizca de hojuelas de chile seco rojo
  • pizca de azúcar
  • sal y pimienta al gusto
  • una cucharada de albahaca fresca cortada con cuchillo

NOTA. Puedes substituir la lata de 910 gramos de tomates rojos por 910 gramos de tomates frescos. Solo que para eso primero debes poner una cazuela de agua hirviendo y ya que este hirviendo a los tomates les haces una forma de cruz profunda con un cuchillo en la parte baja de ellos y los metes por 20 a 25 segundos al agua hirviendo, inmediatamente que los sacas los metes en un bowl de agua helada y les quitas la piel que sera muy fácil hacerlo después de haberlo hervido. Después los cortas en cuadritos.

En una cazuela calientas el aceite a fuego medio alto y ya que esta caliente agregas el ajo, lo dejas que se ponga color dorado dándole vueltas y luego agregas las hojuelas de chile y dejas que se cuezan por 10 segundos. Inmediatamente agregas los tomates y el azúcar. Luego agregas la sal y pimienta. Dejas que se cueza por 18 a 22 minutos hasta que la salsa se pone espesa y la retiras del fuego. Agrega la albahaca y revuelve bien, rectificar que este bien sazonada con sal y pimienta, si le falta mas le agregas mas. Dejar enfriar y meter al refrigerador o al congelador en recipientes de cantidades que dispongas.