El tabbouleh fue uno de los primeros acompañamientos o ensaladas de la barra fría que se servían en uno de mis primeros lugares donde trabajé en los usa, me llamaba la atención el tabbouleh por considerarlo una ensalada de pasta, aunque un poco diferente. Esta tiene sabores mediterraneos árabes y africanos. El couscous que es la diminuta forma de esta pasta tiene gran consumo en países árabes. Incluso yo tuve un amigo libanes al que solíamos llamarlo de apodo Mr Tabbouleh en el trabajo hace varios años.

A mi me gusta la comida mediterranea sencilla de preparar, sobre todo la que mas he consumido es la italiana y me hace falta incursionar mas en la comida mediterranea árabe, israelí, etc. Quienes han escrito algunas recetas de este tipo en sus blogs son Chanit y Bureka Boy, quienes al ser ambos israelitas tienen en su cultura conocimientos de varios de estos platillos.

Para el Tabbouleh.

  • 165 gramos de couscous
  • una taza de agua hirviendo
  • 2 tomates rojos pelados y cortados finamente
  • una tercera parte de taza de cebollitas verdes finamente picadas
  • un octavo de taza de hojas de menta fresca finamente picadas
  • dos terceras partes de taza de perejil fresco picado

Para el aderezo.

  • una tercera parte de taza de jugo de limón
  • 2 cucharadas de aceite de olivo
  • sal al gusto

Si gustas agregarle mas limón, mas aceite o sal, hacerlo al gusto.

Primero en el agua hirviendo metes el couscous y dejas que absorba toda el agua. Lo pasas a un recipiente grande, de preferencia de metal o vidrio y dejas que enfrié. Una vez enfriado lo revuelves con todos los demás ingredientes para el tabbouleh. Preparas en aderezo y lo revuelves en todo el tabbouleh asegurándote de que no queden pelotitas de pasta pegada, es decir, que queden bien disueltas.